Tony Aguilar: “Pensábamos que Europa entendería mejor el mensaje de La venda”

Tony Aguilar, sobre Eurovisión: “Pensábamos que Europa entendería mejor el mensaje de La venda”

Nuestro compañero y comentarista del Festival reflexiona sobre el resultado de España con Miki

El día después de Eurovisión 2019, y con la resaca emocional y física que eso significa, nuestro compañero Tony Aguilar – comentarista del gran Festival musical- ha sido capaz de respondernos a las preguntas que hoy nos hacemos todos.

Desde su visión de experto y tras la experiencia de dos años en el evento, estas son sus sensaciones y opiniones sobre lo ocurrido ayer y lo que podría ocurrirnos en un futuro:

Es tu segundo año en Eurovisión, ¿cómo lo has vivido ahora?, ¿qué aprendiste del anterior y qué diferencias has sentido?

Lo he vuelto a vivir con mucha intensidad y pasión por la música que es lo que desborda Eurovisión. Este año, eso sí, sabiendo un poco más a dónde voy en cada momento y lo que tengo que hacer (risas). El primer año como novato desconoces muchas cosas, pero gracias a la experiencia este año ya estaba como pez en el agua. Aunque sigo siendo un novato al lado de gente que lleva tantísimos años como Víctor Escudero y Julia Varela, de los que aprendo cada día.

Ver esta publicación en Instagram

Anoche #EurovisionRTVE alcanzó el 44,6% de share y 6.148.000 espectadores. ¡Muchas gracias familia por disfrutar con nosotros de la música!✨🎶 Un honor compartirlo con mi querida @juliadroid y nuestro sabio Eurovisivo @vjvicman Viva #Eurovision @eurovisiontve @eurovision

Una publicación compartida de Tony Aguilar Rodríguez (@tonyaguilarofi) el

Aún así, hay cosas que sientes como nuevas: la ilusión de hablar a más de 7 millones de personas cuando Miki empezó a cantar. Eso es algo insuperable para los que amamos la comunicación y la música.

¿Qué crees que tenía Países Bajos para ganar y qué nos ha faltado a nosotros para quedar en la posición 22?

¿Quién tiene la fórmula del éxito? Desde luego las casas de apuestas no se alejaban mucho de la realidad. "Arcade" llevaba desde el principio reinando en las listas y cada vez que Duncan Laurence se subía al escenario aún conquistaba más. No sé si es autoconvencimiento de todos al seguir las listas y creer que esa es la mejor candidata o no. Lo único que sé es que, quizá no es la más comercial pero sí es una maravilla de canción. Desde el primer momento con esos coros angelicales a mí me pareció una preciosidad. Es una justa vencedora.

Pero hay mucha competencia: nosotros le dimos 12 puntos al tema de Italia cantado por Mahmood y creo que va a ser un exitazo en España, la sensibilidad con la que estaba interpretada la de Suecia también se merecía ganar.

A nosotros creo que nos ha faltado un poco de apoyo. Nos quedamos todos con cara de acelga cuando vimos que ni nuestros propios vecinos nos apoyaban. Cierto es que la interpretación de Miki ayer fue brillante, mejor que la del jury final del viernes y creo que en eso fallamos, sinceramente, porque eso nos penalizó en los jurados. De todas formas el televoto también se quedó corto, pensábamos que Europa entendería mejor el mensaje de la venda, pero parece que no lo acabaron de comprender.

¿Has hablado con Miki después del festival?

Sí, hablé con él en cuanto bajé de la cabina de comentaristas y nos dimos un súper abrazo. Estaba bien, animado y, aunque algo frustrado como es normal, seguía cantando "La venda" en el bus.

Puse en mis redes lo que opinaba y me lo agradeció. Creo que para él aquí empieza todo y es cuando hay que apoyar su carrera a tope.

Eres de lo mejor que me he encontrado en mi camino https://t.co/E122Imbw4m

— Miki (@mikiot2018) 19 de mayo de 2019

He tenido la suerte de escuchar el que va a ser su siguiente single y solo puedo decir que lo vamos a pasar genial con sus temas.

Se ha criticado la actuación de Madonna para bien y para mal, ¿cómo la viste tú desde tu posición privilegiada?

Respirar el mismo aire que Madonna siempre impresiona (risas) tenerla tan cerca es alucinante. Vocalmente "Like a prayer" no estuvo excesivamente acertada. Tenemos tan impregnado en nuestro ADN ese estribillo que la escuchamos mentalmente tal y como se grabó en su día pero Madonna es Madonna. Es alucinante cómo se reinventa, la producción del futuro que muestra, cómo se mueve por el escenario… a mí me encanta. Lo pasé muy bien, hacía mucho tiempo que no estaba tan emocionado frente a una actuación.

¿Qué crees que tendríamos que llevar el año que viene para bajar del puesto 20…?

Estamos un poco cabreados con lo que ha pasado, la verdad, pero hay que esperar a que se pase el calentón. Sé que hay gente que a estado en Eurovisión ya y tiene muchas ganas de volver. Hasta ahí puedo leer. Esa es mi opinión.

Miki pone en pie a Israel con ‘La venda’

Miki pone en pie a Israel con ‘La venda’

Aunque no convence a Europa

Puede gustar más o menos La venda, pero lo que no puede negarse es que Miki ha llevado la fiesta a Eurovisión gracias a esta canción compuesta por La Pegatina. Para muchos España es jolgorio y eso es lo que hubo durante su actuación.

Sin sorpresas, sin gallos, sin incidentes que pusieran en peligro el resultado de su actuación, el catalán salió a escena con los nervios normales de un festival que impone por sus dimensiones y su repercusión pero a la altura de lo que esperábamos de él. Se notó que después de varios meses de duro trabajo lo que quería era pasárselo bien y parece que lo consiguió.

Fue una de las apuestas más juveniles de la gala que derrochaban buen rollo y ganas de disfrutar. Una explosión de sonido y color en los audiovisuales a juego con un vestuario acorde a las tendencias urban y casual que imperan en los últimos tiempos.

La puesta en escena conceptual

No era sorpresa porque la habíamos visto en los ensayos en la primera semifinal pero no todos conocían el significado de la puesta en escena de Miki que firma el director artístico Fokas Evagelinos, el mismo que también ha estado detrás de la actuación de Rusia.

Este año no podemos decir que no hay un concepto detrás de la puesta en escena porque cada elemento tenía su propio significado, nada era casual.

Una estructura de hierro y aluminio presidía la escena, iluminada por dentro con luces LED. Una forma de simbolizar nuestro día a día, nuestra rutina. Pero, a medida que la canción avanza esa rutina se rompe.

/ Jack Guez / AFP / Getty Images

Es entonces cuando ha aparecido en escena una marioneta diseñada por la empresa Arte y Ficción, obra del escultor Rafa Suárez Arata y maría Romero Alonso. Una estructura de fibra de carbono recubierta de polietileno, de cerca de 3 metros de altura e iluminada por dentro.

Y no era un mero objeto decorativo. Esa marioneta “representa a la sociedad que nos domina y nos encierra en nuestro propio mundo. Cuando vemos esa sociedad que nos oprime, que está representada en esa marioneta, es cuando, solo con un pequeño movimiento podemos cambiarlo todo”, explicaba Miki hace unos días en El español.

En un momento dado Miki ha cogido una cámara Go-Pro “para mostrar al público y que el público sea parte de la fiesta”. Y para acabar, unas huellas dactilares de colores que representan "la identidad única de cada persona”.

Vestuario para estar cómodo

El vestuario tampoco ha causado sorpresa porque ya lo habíamos visto. Miki ha lucido un pantalón y una camiseta azul marinos con deportivas blancas. Ya había explicado en RTVE la responsable, Mailaen de Arroiabe, que se trataba de un estilismo “sencillo, elegante, actual y con mucho color”.

Armani, Ana (de Anmargo) y Guillermo Villanueva firmaban tanto su vestuario como el de los bailarines, pantalón y camiseta para ellos y pantalón y top crop, para ellas. Códigos urbanos con aires deportivos estudiados al detalle para facilitar la comodidad entre tanto baile y movimiento.

/ Jack Guez / AFP / Getty Images

Una prueba más de que los vestidos y trajes de pasarela no son imprescindibles para que una actuación salga redonda y llame la atención.

Última posición

Miki ha sido el encargado de cerrar las actuaciones de los participantes. Ha salido en el puesto 26 lo que para algunos puede resultar una ventaja y para otros, un inconveniente.

Siempre se ha dicho que cuanto más tarde se salga más probabilidades hay de quedarse en el recuerdo de los que luego van a votar. Puede que no siempre sea así aunque las estadísticas apoyan la idea de que aparecer en el segundo tramo de la gala da más opciones de obtener mejores resultados.

Es la cuarta vez que España cierra las actuaciones en la historia del Festival. Precisamente, una de ellas, también tuvo lugar en Israel cuando Betty Missiego fue la última en cantar y logró quedar en segunda posición con Tu canción.

Desde luego, a Miki parece que no le ha beneficiado mucho porque ha terminado en el puesto número 22, tan sólo uno por encima de lo que consiguieron Amaia y Alfred el año pasado.

Madonna ha llevado Eurovisión a otro nivel

Madonna ha llevado Eurovisión a otro nivel

Aunque las redes se han llenado de críticas

Durante unas cuantas semanas previas a Eurovisión se estuvo debatiendo sobre si Madonna actuaría en la edición de este año, o no. La cosa estuvo en el aire hasta el último momento en el que la organización, finalmente, confirmó su presencia en Tel Aviv. Aun así, seguro que había alguno que todavía lo dudaba.

Pero como estaba previsto, Madonna salió al escenario en el descanso de la gala. Dejó claro que el escenario de Eurovisión impone y hasta a los más grandes les pueden traicionar los nervios.

Las redes se llenaron en seguida de comentarios sobre lo desafinado de su interpretación que comenzó un poco dubitativa pero cogió fuerza a medida que avanzaba.

Espero no ser la única horrorizada con la actuación de #Madona en #Eurovision jooooder! Q manera de caerse un mito🤣🤣🤣🤣🤣

— Ana NM (@Anuskakokoski) 18 de mayo de 2019

#Madona desafina absoluto #Eurovision

— Lorena Gregorio (@GregorioLorena) 18 de mayo de 2019

#Madona En la primera canción le ha faltado el aire, se ahogaba un poco y ha tenido algún gallito que otro.
Pero muy bien.
Hay que reconocer que es una estrella #EurovisionRTVE #Eurovision #Eurovision 🇪🇸

— Anfitrite Oceánida 🇪🇸 (@Anfitrite1) 18 de mayo de 2019

30 años de Like a prayer

Aunque la limitación de Eurovisión es de 6 personas sobre el escenario para cada actuación, Madonna, tenía carta blanca para hacer lo que le viniese en gana. Así que, no dudó en llenar el gigantesco espacio con 35 coristas que le ayudaron a engrandecer un Like a prayer que este 2019 cumple 30 años.

Sonaron las campanas y surgió ella cual Diosa con una buena colección de monjes que la esperaban para escucharla cantar ese himno que en su día logró que la Iglesia pusiera el grito en el cielo.

/ Michael Campanella / Getty Images

Colaboración con Quavo

Madame X subió al escenario dispuesta a dejar claro que su próximo disco merece la pena conocerlo. Si en los Premios Billboard compartió actuación con Maluma, aquí lo hizo con Quavo, la mitad del grupo Migos (el que tiene con Offset, el marido de Cardi B).

Ya habíamos escuchado el viernes la canción que han grabado juntos, Future, un dancehall jamaicano que nos demuestra que Madonna sigue siendo una exploradora de sonidos. Esta era su primera presentación en directo y no podía haber tenido mejor puesta en escena. Bailarines de sobra, vestuario impactante, personaje de Madame X bien destacado y todo cuidado al detalle. Incluso el final con su desaparición kamikaze.

/ Michael Campanella / Getty Images

Cuestión política

El Festival de Eurovisión siempre se ha mantenido alejado de cualquier tema político que desvirtuara su espíritu musical. Por eso, pese al conflicto que se vive en Israel, se han mantenido al margen como organización. Quizás pensaban que todos iban a seguir la tónica pero Madonna es mucho Madonna y no es de las que se callan.

Durante su actuación ha sacado a dos personas, una envuelta con la bandera palestina y otra, con la israelí y ambas estaban abrazándose. Y no fue el único gesto, terminó su actuación con un 'wake up' (despertad) detrás suyo.

Y en su puesta en escena no faltó un discurso a la guerra y una representación de todas las religiones. Seguro que más de algún directivo estaba temblando al ver la actuación. Pero es que ella es así y era de esperar. Si hay que sacar máscaras de gas, se sacan.

/ Michael Campanella / Getty Images

Una actuación millonaria

Todo esto ha sido posible gracias al filántropo millonario Sylvan Adams. Lo de Madonna fue un empeño suyo y ha sido el encargado de pagar su caché que, según publicó El País, asciende a 1,25 millones de dólares.

Este filántropo de origen canadiense, afincado en Israel desde 2015, ha concentrado todos sus esfuerzos, en todos los sentidos, para que Madonna estuviera en Eurovisión este año. Su intención era mostrar la realidad israelí al mundo, incentivar el turismo del país y hacer que Eurovisión 2019 fuera inolvidable.

Parece que lo ha conseguido, aunque lo suyo le ha costado que Madonna sabe lo que es montar algo a lo grande. Llegó el martes pasado a la ciudad a bordo del avión privado de su mecenas. Y no llegó sola sino acompañada de 135 personas entre las que figuraban 40 cantantes para acompañarla en los coros y 25 bailarines.

La cantante ocupó la quinta planta de uno de los hoteles más exclusivos de Israel que se quedó completamente cerrada para ellos. Y es que tampoco han escatimado en seguridad para que la cantante no sufriera ningún percance y para que su actuación se mantuviera en el máximo secreto para no aguar la sorpresa.

Ver esta publicación en Instagram

Midnight RIDIN in Tel Aviv 🔥🔥🔥. FUTURE ……….come get life! @quavohuncho #future #madamex

Una publicación compartida de Madonna (@madonna) el

No era la primera vez que Madonna actuaba en Israel, de hecho, era la cuarta, pero sí era su debut en este Festival. Seguro que a partir de ahora, en Estados Unidos empiezan a tener otro concepto de este evento.

Duncan Laurence consigue que la emoción gane en Eurovisión

Duncan Laurence consigue que la emoción gane en Eurovisión

Las apuestas aciertan con Países Bajos

El año pasado España apostó en Eurovisión por una balada llena de sentimiento, el de Amaia y Alfred que musicalizaban, en Tu canción, una historia de amor que había surgido durante su paso por Operación Triunfo. Algunos criticaron la falta de un concepto en su puesta en escena que les resultó algo simplista.

A ellos no les funcionó pero la idea no era mala. Eso es lo que ha demostrado Duncan Laurence este año. El representante de Países Bajos se ha proclamado el ganador con una balada intimista y una puesta en escena discreta que dejaba el protagonismo al cantante con su piano y esa sencillez que pedía la canción.

La emoción ha triunfado en Israel gracias a este joven de 25 años que cuando era joven sufrió bullying y se refugió en la música para sentirse seguro. Donde vivía no había mucho ambiente musical pero él tuvo claro desde bien pronto que quería ser artista.

/ Getty Images

Con 16 años ganó un concurso de talentos y se inscribió en la Academia de Rock de Tilburg donde se graduó en 2017. Esos estudios le permitieron viajar a Londres o Estocolmo donde conoció a otros jóvenes como él que le ayudaron a descubrir que se podía atraer a la gran audiencia sin perder la propia identidad. Eso es lo que ha demostrado en Eurovisión.

Porque se ha mostrado a sí mismo a través de una canción que él mismo escribió junto a Joel Sjöö y Wouter Hardy basándose en una experiencia personal. En eurovisión.tv explicó que su propuesta, Arcade, “se inspiró en la historia de alguien a quién amé profundamente, que murió a una edad temprana. Las palabras, los acordes y las melodías llegaron a mí automáticamente como si cayeran del cielo”.

Él mismo ha asegurado que se trata de una canción “sobre el anhelo…anhelando el amor…anhelando algo que parece fuera de nuestro alcance. Y habla de esperanza, de esperar encontrar lo que necesitas en la vida”.

Las apuestas daban a Laurence como vencedor después de actuar en la segunda semifinal y los pronósticos se han cumplido. Se ha alzado con el micrófono de cristal en una final que nos iba dejando sorpresas a medida que íbamos conociendo los votos pero que, ha terminado cumpliendo las expectativas sin margen de error. Ha ganado con 492 puntos, 27 más que Italia que ha quedado en segundan posición.

Seguro que ahora empezaremos a descubrir a este cantautor romántico que ha desarrollado, además, una faceta de compositor para otros artistas entre los que se incluye, por ejemplo, el grupo de K-Pop, TVXQ.

Eurovisión 2019 y los 5 momentos que han marcado esta edición

Eurovisión 2019 y los 5 momentos que han marcado esta edición

De Miqui a Madonna pasando por Australia

Después de muchos meses dedicados a buscar las canciones perfectas, los intérpretes adecuados, de sortear las polémicas por el lugar de celebración y batallar con todos los obstáculos que se presentan, por fin, Europa, vivió su gran festival de música: Eurovisión 2019.

Tel Aviv se convirtió en el centro de reunión de los eurofans que, un año más, disfrutaron de un ambiente contagiado por el buen rollo que transmite este evento y por la ilusión de mostrar una identidad a través de la música. Una edición que, como todas, nos ha dejado grandes momentos que hemos resumido en estos 5 que nos costará mucho tiempo olvidar.

#1. La actuación de Miki. Este año nuestro representante fue el encargado de cerrar la gala, un puesto que hace indicar, de primeras, que su propuesta se ve con buenos ojos. Miki salió el último a escena y disfrutó. Ese fue su gran premio, salir para pasárselo bien e intentar que los demás hiciésemos lo mismo. Montó una auténtica fiesta con la explosión de color y melodías de La venda. Y, además, con mensaje, el de quitarse la venda para descubrir lo que quieres sin sentir la opresión de una sociedad que te envuelve en una rutina que no te deja pensar en ti mismo.

En esta ocasión, la puesta en escena tenía un concepto y el vestuario no era de alta costura sino fiel a las tendencias que apuestan por un estilo casual, informal y deportivo. Es el que lucieron el catalán y su cuerpo de baile que destacaron por su naturalidad.

#2. Momentazo Madonna. Después de las numerosas dudas que hubo sobre la presencia de la cantante o no en el festival, finalmente, pudimos verla sobre el enorme escenario de Eurovisión. Su cuarta vez en Israel, pero la primera en este Festival que la ha recibido con las manos abiertas.

Pagaba un multimillonario canadiense, afincado en Israel, empeñado en promocionar el país y no ha escamitado en recursos. Eso nos ha permitido disfrutar de una puesta en escena a lo grande que incluía a 35 coristas sobre el escenario para acompañarla en esa celebración del 30 aniversario de Like a prayer, uno de sus temas más emblemáticos. Sonaron las campanas de la iglesia y salió cual Diosa ante la presencia de sus numerosos monjes. Eso sí, las redes se llenaron de comentarios referentes a lo mucho que desafinaba. Este escenario impone hasta a los más grandes.

Españoles todos #madona ha muerto #rip #eurovision

— No Puedo Con Mi Vida (@peluqueropubico) 18 de mayo de 2019

Entiendo poco de música, pero no se si esta cantando #madona o maradona #Eurovision

— elgreskas sport ST (@elgreskas) 18 de mayo de 2019

Veo que no soy el único que se ha dado cuenta que la de #Madona ha sido una de las peores actuaciones de #Eurovision

— OcénTweet (@OcenAtmos) 18 de mayo de 2019

También ha habido momento para la promoción de su nuevo disco, Madame X, que saldrá a la venta el próximo 14 de junio y que contiene canciones como Future, esa colaboración con Quavo, que presentaron por primera vez en directo en este festival. No se puede negar que la puesta en escena ha sido espectacular.

/ Michael Campanella / Getty Images

#3. Ganó el favorito. Todas las casas de apuestas daban como favorito a Duncan Laurence y la verdad es que acertaron. El finalista de la quinta temporada de La Voz edición Holanda defendió con sentimiento su balada intimista. Demostró que un piano, una pequeña lámpara y una buena canción bastaban para llegar al público. Arcade, una canción inspirada por el amor profundo del cantante a una persona que murió a edad temprana, emocionó a una mayoría que votó para hacerla ganadora.

#4. Intercambio de canciones. Se había anunciado pero no por eso ha dejado de sorprender el intercambio de canciones que han tenido pasados representantes eurovisivos. Nos ha permitido ver a una sexy Conchita Wurst interpretando Heroes con el que Mans Zelmerlöw ganó en 2015. A este, metido en la piel de Eleni Foureira al ritmo de Fuego, con la que la representante de Chipre quedó segunda el año pasado. A Eleni le ha tocado el tema con el que Verka Serduchka quedó segunda en 2007 y a este personaje cómico le hemos visto cantar el Toy con el que Netta ganó el año pasado. Una interpretación encadenada, con los papales cambiados, que ha funcionado muy bien. Tanto como su reunión en el escenario para interpretar Hallelujah, un tema que ganó en 1979.

#5. Puesta en escena de Australia. Australia estaba entre las favoritas en las casas de apuestas y aparte del talento de su representante, Kate Miller-Heidke, que demostró su formación lírica alcanzando unos tonos de soprano que ya de por sí llaman la atención, contó mucho la puesta en escena.

Por primera vez en Eurovisión, donde estamos acostumbrados a ver grandes alardes con los juegos de iluminación y los audivisuales, han recreado la gravedad cero. Daba la sensación de que la cantante y sus acompañantes levitaban en la atmósfera y eso, unido a un vestuario, incluida tiara, espectacular, ha hecho que su actuación fuera redonda.

Zero gravity, el tema que ha interpretado, escrito por su marido, trata sobre la depresión que sufrió ella misma y parece que la ha superado, desde luego, motivos tiene.

Los eurovisivos del pasado se intercambian sus canciones

Los eurovisivos del pasado se intercambian sus canciones

Eleni Foureira, Mans Zelmerlöw, Conchita Wurst…

En ninguna gala de Eurovisión que se precie falta un recuerdo a algunos de los temas que han marcado otras ediciones anteriores y en esta ocasión no iba a ser diferente. Claro que le ha ndado una vuelta de tuerca y, este año, los elegidos han decidido intercambiarse canciones.

Conchita Wurst, la representante austríaca que ganó el festival en 2014 con Rise like a phoenix no interpretó su canción sino la que hizo ganador a Mans Zelmerlöw en 2015, Heroes. Salió a escena con su barba característica, y un look total black con poca tela.

El sueco, por su parte se metió en la piel de Eleni Foureira que el año pasado se quedó en la segunda posición con Fuego, un tema que nos puso sintonía al pasado verano. También ha apostado por un total black en el vestuario, aunque mucho más discreto, y ha demostrado que tal vez con menos derroche de sensualidad, pero que es capaz de defender la canción sin ningún problema.

/ Getty Images

Por su parte, la cantante que representó a Chipre el año pasado ha tomado prestada otra canción que también quedó en segunda posición pero, en este caso, en 2007 y representando a Ukrania, Dancing lasha tumbai. Entonces la cantó Verka Serduchka, el personaje del actor y comediante Audriy Mijálovich Danilko. S paso por el festival le llevó a ganar el premio Barbara Dex al concursante pero vestido del año. Eleni no hubiera ganado ese galardón. Ha salido a escena derrochando sensualidad, con unas estrellas estratégicamente colocadas en su estilismo y con una coreografía que nos ha vuelto a demostrar que lo suyo son las coreografías más locas.

/ Getty Images

Verka Serduchka volvió a aparecer en escena, no mejor vestida, y recordándonos el tema con el que ganó en 2018 Netta, que abrió la gala de este año con los mismos acordes de Toy. Demostró que no hay nada como echarle sentido del humor a la vida.

Y como colofón, una actuación conjunta en la que hemos podido ver a Conchita, Mans, Eleni y Verka con la ganadora de 1979 interpretando Hallellujah, el tema que enamoró a Europa en ese año.

/ Getty Images

En 2020 será el turno de Holanda pero tiene toda la pinta de que una vez más, en ese revival del pasado no volveremos a encontrar a españoles.